A las 5:45 de Beijing del domingo 5 de enero, Wu Lei hizo historia: se convirtió en el primer chino en convertirle un gol al Barcelona. El país se revolucionó con el grito de su futbolista más destacado. Las redes sociales ardieron: la versión china de Twitter registró 220 millones de interacciones con el hashtag #GolDeWuLei. El delantero no es simplemente un goleador: es parte de una estrategia de expansión asiática del Espanyol, su equipo.

El club perico fue adquirido por Chen Yansheng, un empresario chino, en enero de 2016. La bajada de línea fue clara: “El objetivo es internacionalizar al Espanyol”, dijo apenas consumó la compra. En 2019 dieron un paso más allá. Sumaron a Wu Lei, el jugador más brillante de la Superliga China. Sus números lo avalaban: entre 2013 y 2017 fue el máximo goleador del torneo, es el artillero histórico del certamen y es un habitué del seleccionado. Aunque le costó hacerse su lugar, en LaLiga actual lleva dos goles en 16 partidos.

 

 

Pero la revolución comenzó el día que concretó la incorporación: miles de chinos quisieron comprar la camiseta por internet, pero el club no tenía los métodos de pago usuales en China, como WeChat o Alipay. Más de 2.5 millones de personas siguieron en vivo la conferencia de prensa donde lo presentaron. Una semana después de confirmar el fichaje, 520.000 aficionados se sumaron a las redes sociales chinas del Espanyol. Más de 40 millones de televidentes siguieron su debut contra el Villarreal en China.

La compra de Wu Lei fue parte de un plan de difusión del club en China. Los datos que da Óscar Mayo, director de desarrollo internacional de LaLiga, lo dicen todo: “El Espanyol se convirtió en uno de los equipos de referencia, consiguiendo un promedio de audiencia hasta 20 veces superior a la que tenía antes de su incorporación al club”, explicó a La Vanguardia. “Espanyol es el que más audiencia promedia en China, superando incluso en algún partido al propio Barcelona-Real Madrid, que es el partido que paraliza al mundo y maximiza nuestras audiencias a nivel global”. Javier Tebas, presidente de LaLiga, también le confirmó el dato a Marca: “Los partidos del Espanyol se ven más en China que los de Real Madrid o Barcelona”.

 

(Nivel de interacciones en Weibo, una de las principales redes sociales chinas, en relación a los hitos de Wu Lei en LaLiga).

 

Los turistas chinos ahora van al RCDE Stadium: el 50% de la demanda de entradas para ir a un partido del equipo es internacional. El grueso de los fanáticos ya no camina por la Rambla: según le reveló Agustí Filomeno, gerente de marketing de la institución catalana, al diario El País, en la ciudad viven 400.000 periquitos, mientras que en China “son millones”. Los asiáticos compran camisetas y merchandising oficial: las ventas internacionales pasaron de ser el 5% del total al 60%. “Hemos vendido más de 20.000 camisetas suyas en cuatro meses. Esa cantidad no la alcanzábamos ni sumando todas las ventas juntas. Él solo ha conseguido triplicar ese número”.

Wu Lei toma mate con el volante argentino Matías Vargas

El club creó una camiseta con su cara y también ha empezado a comercializar bufandas con su nombre escritas con letras chinas. “Este enfoque, al principio, podía parecer una obligación por la nacionalidad de nuestro presidente, pero sabíamos que era una gran oportunidad. Ahora cualquier acción no pensando en China parece rara”, ahonda Filomeno.

La campaña es un éxito. Kantar Media, empresa especializada en el manejo de datos, realizó una encuesta a los aficionados chinos en la que preguntaban si conocían al Espanyol y a Wu Lei y si, después de su fichaje, se habían convertido en aficionados pericos. El 89% de los usuarios respondió afirmativamente. “Parece lógico pensar que en la próxima temporada veremos un mayor desarrollo comercial de la figura del jugador por parte del club, y no sería extraña alguna incorporación a la nómina de sponsors del Espanyol basada en el atractivo de Wu Lei para el mercado chino”, agregó Diego Bernabé, de Kantar Media, a La Vanguardia.

Wu Lei parece ser la representación máxima de un nuevo axioma del fútbol: a la hora de elegir a un futbolista, ya no alcanza solamente con evaluar su capacidad adentro de la cancha. Hay otras características que pueden ayudar a un club a que crezca exponencialmente.

[custom_author=NR]