Wimbledon fue el único gran evento deportivo que generó una noticia positiva al anunciar su cancelación: la contratación de un seguro contra pandemias trajo alivios económicos sobre la decisión de suspender el torneo en 2020. Ni bien se confirmó la cancelación del campeonato se supo que la organización había firmado una poliza en 2003 cuando el virus del SARS generó preocupación internacional. Wimbledon recibirá entonces una compensación de 100 millones de libras (114 millones de euros) por haber pagado desde entonces 1.7 millones de euros por temporada.

Los otros Grand Slam pendientes de esta temporada se encuentran en una situación dificil desde lo económico. Roland Garros decidió de forma unilateral trasladar su disputa para el 20 de septiembre, lo cual generó polémicas y protestas en el circuito.  Roland Garros podría tener pérdidas estimadas en 260 millones de euros en caso de no poder jugarse este año. Por su parte el US Open, que se juega en septiembre, actualmente tiene sus instalaciones listas para albergar enfermos por la pandemia ya que Nueva York es hoy la ciudad más afectada por el COVID-19.

A pesar de su cancelación, Wimbledon logró un alto impacto en redes sociales gracias al aporte de Roger Federer, ocho veces campeón del torneo. Luego de sentirse “devastado” al enterarse de la suspensión del campeonato, el tenis puso su voz para un video realizado por el torneo donde se destacan a los médicos y al personal sanitario como los “campeones” de este momento. La pieza iba camino al medio millón de visualizaciones a los cinco días de haberse publicado.

 

[custom_author=RAS]