El club andaluz usó la tecnología para comprobar que el argentino era el mediocampista que más se asemejaba al tipo de jugador que estaban buscando. Sellaron un préstamo, ejecutaron una opción de compra económica y ahora lo blindaron con una cláusula de 100 millones de euros.