La MLS diseñó un documento para que las 26 franquicias pudieran retomar sus prácticas en las instalaciones del club. Analítica Sports detalla cuales son las medidas estrictas que por el momento no contemplan la interacción entre compañeros y se basan en un control constante de la salud de los futbolistas.

. La MLS trabajó durante seis semanas en el armado de un protocolo para que los jugadores de las 26 franquicias puedan regresar a los entrenamientos individuales en las instalaciones de los clubes. El documento circuló entre las franquicias para que le agregaran cambios y recomendaciones. La MLS incorporó la mirada de los especialistas de los clubes y presentó un protocolo definitivo que entró en vigencia el 6 de mayo.

.El protocolo que rige ahora se denomina “Fase 1”. Permite que los futbolistas se entrenen individualmente en los campos de los clubes bajo una serie de condiciones muy estrictas. Las prácticas apuntan a la preparación física, sin que exista ningún tipo de contacto entre los futbolistas. La “Fase 2” recién llegará cuando la MLS disponga de testeos masivos para detectar contagios de COVID-19. Esa fase todavía no tiene fecha determinada.

.El plan maestro de MLS primero tiene que ser aprobado por las autoridades sanitarias del estado, ciudad o municipio, según corresponda a cada una de las 26 franquicias de MLS. El diseño del protocolo contempló un principio de igualdad en la vuelta a la acción, ya que el impacto de la pandemia no fue uniforme en todo el territorio de Estados Unidos. Se buscó no generar ventajas en el regreso a la preparación individual de cada jugador fuera del confinamiento en sus hogares.

Un enviado de MLS puede aparecer en cualquier momento en los entrenamientos y verificar que se cumplan las normas. Ante la mínima advertencia de que el protocolo no se cumple, tiene potestad de cancelar los entrenamiento de ese club.

.El cuerpo técnico no puede modificar el plan de entrenamiento sin autorización de la MLS. No pueden diseñar ejercicios físicos que impliquen un espacio compartido.

.Los futbolistas tienen prohibido detenerse en lugares intermedios cuando se dirigen desde su domicilio al entrenamiento. Deben utilizar obligatoriamente máscaras y guantes cuando conducen. Los miembros de los staff también deben hacerlo. Una vez que arriban a las instalaciones se les toma la temperatura a distancia para chequear su estado de saludo. Todos tienen parkings asignados. La distancia entre un auto y otro debe contemplar un espacio libre del tamaño de dos automóviles.

Al llegar deben entregar un formulario que tiene el peso de una declaración jurada. Ahí aseguran no haber tenido fiebre, tos, escalofríos, dolores musculares ni tampoco haber viajado en un avión en las últimas 24 horas. Cuando llegan al campo de entrenamiento deben dirigirse directamente a las canchas. No tienen acceso a edificios ni tampoco al gimnasio. Toda la actividad sucede todo el tiempo al aire libre.

.Los entrenamientos se dividen por turnos. Ningún futbolista de la segunda sesión puede ingresar hasta que no se haya ido el último jugador del turno previo. La llegada de los futbolistas se da en horarios escalonados para que no haya cruces con los compañeros. Los futbolistas tienen un recorrido determinado para ir desde su automóvil hacia la cancha y no pueden apartarse de él.

.Los utileros deben dejar en la cancha todos los elementos que el equipo va a precisar para cada sesión: balones, conos, maniquíes, rebotadores. Cada elemento está debidamente sanitizado con un producto que mezcla alcohol y lavandina en cantidades previamente estipuladas por los expertos sanitarios de MLS.

.Los jugadores se entrenan individualmente en canchas divididas en cuadrados. Antes de llegar al entrenamiento recibe su itinerario. Por ejemplo: “8.45 am, cancha 3, cuadrado 6”. Cuando llega a su lugar se encuentra con un balón, una pechera y el GPS. Todo está colocado en el piso y tiene que encargarse de ponérselo. Los futbolistas no pueden invadir el cuadrado de otro compañero ni darle pases a distancia. Todo el trabajo es individual.

.Los miembros del staff técnico y físico transitan por pasillos internos para dar indicaciones pero siempre manteniendo la distancia social de por lo menos 2 metros. El jefe médico es el encargado de controlar que se cumplan las normas. Utiliza un altavoz para llamar la atención si nota que dos personas no respetan la distancia social.

.Terminado el entrenamiento, los utileros deben sanitizar los elementos para que puedan ser utilizados en la segunda sesión o al día siguiente. Los balones deben reemplazarse entre un turno y otro.

Los jugadores deben llegar al entrenamiento ya cambiados para comenzar en el campo de juego. No pueden cambiar de vestuario una vez terminada la práctica y debe lavar la indumentaria en sus casas. También deben llevar su kit de hidratación desde sus casas. Cada club les da indicaciones sobre cómo armarlos.

.La “Fase 1” de los entrenamientos apunta exclusivamente a un acondicionamiento físico. No hay juego colectivo. Todo lo relacionado con la parte táctica se desarrolla en plataformas de videoconferencias que lleva adelante el cuerpo técnico con los jugadores, cada uno en sus hogares.

.La MLS realiza no menos de 20 videoconferencias semanales entre miembros de diferentes áreas de las franquicias (cuerpo técnico, marketing, ticketing, departamentos médicos) para analizar la situación y tomar nuevas decisiones.

[custom_author=RAS]