• Los eSports se convierten en una oportunidad de negocio y transformación digital para los clubes de fútbol. 

  • Les contamos de algunos casos de éxito de clubes y algunas claves para tener en cuenta. 

  • Los eSports acercaron nuevas audiencias ofreciendo oportunidades de crecimiento a los clubes.

 

Los eSports representan una verdadera oportunidad para el deporte tradicional.  La situación extraordinaria generada por el Covid-19 obligó a los clubes a activar y enfocar su juego a algo que apenas estaban pensando (como lo fue el caso Real Madrid).

Para los clubes de fútbol meterse en el negocio de los eSports es ir más allá del FIFA o del PES, es competir en ligas y torneos de los títulos más exitosos a nivel regional y global, como League of Legends (LoL) -el principal juego hoy en día. 

Para entender la magnitud del fenómeno eSports, con casi 2 mil millones de dólares en 2019, Fortnite el juego “free-to-play” de Epic Games generó más ingresos que los 3 principales videojuegos deportivos sumados: FIFA 19, FIFA 20 y NBA 2K19. Y no olvidemos que la industria del gaming ya vale más que el cine o la música.

El salto inevitable de los clubes de fútbol a los eSports

Mirando al viejo continente, el Paris Sant-Germain y el Schalke 04 fueron disruptivos cuando iniciaron en el mundo de los eSports en el año 2016. El caso del PSG es tal que, el Brand Finance lo describió como “The Next Generation Club” por su estrategia aspiracional y el lenguaje que desarrolló para conquistar nuevas audiencias.

En Latinoamérica el impulso más notorio lo está dando la Liga de Videojuegos Profesional (LVP), con el éxito de sus ligas nacionales de League Of Legends, título estrella de Riot Games para el cual tiene licencia exclusiva. La LVP celebró la participación de franquicias de equipos profesionales de fútbol latinos, como River Plate en Argentina y Chivas en México, involucrado también el Cream Real Betis español, que destacan que “En los eSports una oportunidad de integrarse en un mercado que año tras año crece exponencialmente, como también de acercarse a estas nuevas audiencias que además de ser fieles hinchas de un club, también son apasionados por los videojuegos.” Santos, Flamengo y Corinthians son los clubes brasileños que ya recorrieron una parte de este camino.

Los clubes apuntan a hacer crecer su base de fanáticos gracias a los eSports y conquistar nuevas audiencias (Generación Z), generando una exposición para sponsors que se pueda plasmar en ingresos y crecimiento a mediano-largo plazo.

Más allá del resultado importa el proceso y lo capitalizado

Recorriendo los principales estadIos que podría estar atravesando un club de fútbol en relación con los eSports, el primer paso es tener un equipo de FIFA / PES para poder competir en los torneos organizados en general por la liga profesional de fútbol local, como lo fue el caso en Argentina con la eSuperliga Red Bull en Argentina.

Como segundo paso, un club puede aspirar a armar una estructura que contemple un abanico más amplio de juegos, lo cual requiere otro nivel de organización y de expertise, en algunas ocasiones se genera en alianza con una estructura existente o especialistas / managers puertas afuera.

Un ejemplo de ello es el Barça, quien anunció una alianza estratégica con Tencent, un gigante chino con participaciones en Riot Games y Epic Games, para acompañar al club blaugrana, en su visión digital hacia nuevas audiencias con los eSports. “Junto a Tencent, podremos llegar a muchas más personas, sobre todo a esa gente joven que siente pasión por los eSports y también por el deporte, y conectar ambas culturas”, afirma Didac Lee, directivo dentro del equipo digital del FC Barcelona.

Como último paso, esta estructura debería poder captar sponsors propios y de ser posible exógenos (al universo electrónico y tecnológico) para mostrar esta madurez y cierta independencia con la estructura deportiva.

Considerando los casos del PSG y del Schalke 04, ambos con sponsors propios, Betway y R+V, son los más emblemáticos y lo más cercanos a estos niveles de desarrollo, la curva de aprendizaje fue progresiva (con errores estratégicos, como el del PSG con la LEC) y es necesaria una visión a largo plazo ya que no es una inversión rentable a corto plazo.

¿Hasta donde llegará la convergencia entre deporte tradicional y eSports?

Considerando a los eSports dentro del marketing digital de los clubes, no cabe duda de que constituyen un vector de innovación, que se convierte en una de las grandes oportunidades de negocio post Covid-19 para la industria del fútbol.

Resulta interesante el caso del DUX Internacional de Madrid. DUX Gaming, empresa de eSports en la que participan los futbolistas Thibaut Courtois y Borja Iglesias, compró el Inter de Madrid, único club de Segunda B fundado en el siglo XXI, convirtiéndose en el primer club de eSports del mundo en dar el salto al fútbol profesional.

Según Mario Fernández, CEO de DUX Gaming, “En DUX somos líderes en fútbol virtual y ahora damos el salto al fútbol profesional. En nuestros valores de club está el de compaginar la práctica de los videojuegos con una vida saludable, difuminando las líneas que separan el deporte tradicional de los eSports”.

Estamos cada vez más cerca de este deporte “fusión” con experiencias convergentes, conectando al deporte tradicional con múltiples espacios de entretenimiento… dentro de los cuales los eSports se destacan como una oportunidad para aprovechar.