Tras tener una participación minoritaria en Swansea City (Inglaterra) y ser copropietario del Dundalk FC (República de Irlanda), Jordan Gardner decidió comprar al equipo danés Helsingor, el cual adquirió con el objetivo de potenciar futbolistas jóvenes de Estados Unidos para poder llevarlos a la élite del fútbol europeo, equipo que ascendió de la 2da División a la 1ra del fútbol de Dinamarca. ANALITICA SPORTS habló con el estadounidense que busca consolidar un proyecto innovador en el fútbol europeo.

 

En algunos países es muy simple comprar un equipo pero no tanto manejarlo. Y la diferencia no es obvia, hay muchos ejemplos de personas, incluso exitosas en el mundo de los negocios, que demuestran que no es simple…

Cuando mezclas los componentes del deporte y la pasión, mucha gente queda afuera lamentablemente. Creo que es difícil porque tienes que quitarte la parte emocional de todo esto. En ese sentido, yo tengo una facilidad porque no estoy todo el día en el club. Por ejemplo, cuando quieres vender a un jugador: es difícil si estás envuelto, si conoces al futbolista, a su familia, incluso su trayectoria… pero para mí, que estoy a 6 mil millas de distancia, es más fácil hacerlo. Un director deportivo puede proponer un nombre porque su mejor amigo es el agente del jugador y son procesos que siempre se hicieron así. Y uno se pregunta por qué hay que pagarle una comisión a un representante o por qué se gasta tanto dinero. Hay una parte del trabajo que no es divertida, como tomar decisiones deportivas, acortar salarios, decirle a los hinchas que no hay tanto dinero para invertir en jugadores, pero si no se toman esas decisiones al final del año veremos que gastamos mucho dinero innecesariamente.

 

¿Por qué decidiste comprar un equipo de fútbol?

Me interesaba específicamente el fútbol global, donde se puede comprar un club que esté en una división baja, tomar buenas decisiones, realizar buenos acuerdos comerciales y ascenderlo. Puedes aportarle valor. La pasión del deporte siempre me pareció atractiva, pero el desafío era ver si podíamos combinar la diversión del fútbol con hacer dinero y la pasión del juego. Terminamos siendo sorprendentemente eficientes. Sabemos que este es el mundo del fútbol, pero entendiendo que al final del día tenemos que ganar dinero. Es una manera divertida de ingresar a Europa, de armar un proyecto en el cual pudimos ascender, algo que fue realmente emocionante.

 

Pareciera que estás queriendo vender un nuevo producto: El desarrollo europeo de jugadores estadounidenses.

No hay dudas de que es un desafío. Primero, por el cambio físico que necesita en el corto plazo el futbolista estadounidense. Lo que vi es que había un gran espacio entre los jugadores estadounidenses top y los que juegan, por ejemplo, en la 6ta división del fútbol sueco. Pensé por qué jugadores que son potencialmente de Selección no van a equipos menores, de ligas menores, se desarrollan en el ambiente europeo y luego van a clubes más grandes. Entiendo que no es fácil por las regulaciones de FIFA, pero hay muchos jugadores que están hambrientos de tener una experiencia europea y crecer allí. El nivel en Europa es alto, realmente alto, mucho más de lo que los norteamericanos esperan, entonces tal vez tengamos que reajustar un poco la mira y traer jugadores con mayor experiencia profesional y combinarlo con jugadores que sean apuestas y necesiten más tiempo. Por supuesto que la base de estos equipos es el talento surgido en el mismo país, y eso lo potenciamos, pero podemos traer talentos de otros lados y ampliar el mercado.

 

¿Es difícil encontrar en Estados Unidos jugadores con ese hambre de crecimiento en Europa? Porque pareciera que en Sudamérica el futbolista necesita triunfar, pero en Estados Unidos pareciera que no tienen esa necesidad, que les gustaría, sí, pero que no lo sienten como una necesidad.

Es una mezcla. Hay un soporte en Estados Unidos que es “si no te va bien en el deporte, puedes ir a la universidad y crecer allí”. También el formato de liga estadounidense vuelve todo más relajado porque, al no haber ascensos ni descensos, hace que puedas salir último y no tengas riesgo de perder tu empleo, lo cual es un alivio. Es una decisión que debe tomar el futbolista estadounidense de medirse en el más alto nivel, no tanto una urgencia o una necesidad, porque el sistema de fútbol estadounidense no lo genera. La pasión por el deporte tampoco es parecida. El fútbol se está volviendo más popular, pero no se acerca a lo que es en Europa.

 

¿Cuáles son las razones por las cuales eligieron el fútbol danés?

Principalmente, lo elegimos porque queremos traer jugadores que puedan llegar e integrarse bien, que tengan perspectiva de crecimiento, que sea un lugar lindo para visitar, que se pueda hacer negocios, todo lo que envuelve a la cultura del fútbol dentro del campo de juego también es muy bueno. También, evaluamos la facilidad del mercado para poder comprar y vender futbolistas y el ambiente en ese sentido es bueno.

 

¿Cuáles son los 3 desafíos más grandes que afrontaron en este proceso?

Lo primero que tuvimos que hacer fue ganarnos a la comunidad local al querer traer jugadores de afuera y no propios. Fue un desafío, pero traer buenos jugadores y después ascender ayudó mucho. También lo hizo la calidad de los jugadores que trajimos de Estados Unidos, aunque es un trabajo en proceso aún. El gran desafío que afrontamos fue que, al ser un equipo pequeño, no es fácil el sponsoreo, ya que la liga danesa tampoco tiene mucha transmisión en Europa. Fui a Dinamarca dos veces, tenemos un CEO americano y una buena infraestructura, pero es difícil ser el dueño de un equipo europeo y estar tan lejos realmente.

 

¿Cuáles son las inspiraciones que tuviste para este proyecto?

Una de ellas fue la del ascenso de Mallorca, en España. Conozco a los CEO y me parecen personas muy inteligentes. Son norteamericanos y pudieron trabajar en conjunto a pesar de la distancia. También son dueños de los Phoenix Suns (NBA) y se dieron cuenta de que era muy distinto a hacer un trabajo así en el fútbol europeo. Fue capaz de modernizar la institución. Ellos me contaron, el cómo llegaron a un acuerdo para cobrar los sueldos a través de PayPal, buscaron hacer más sofisticado el día del partido en base a muchas cosas que realizaban en Estados Unidos. Fueron capaces de acercar a la gente, de formar un buen equipo con buenos futbolistas y llegar desde la Segunda B hasta La Liga con una base importante de jugadores. Por supuesto que ficharon, pero si mal no recuerdo 7 de los 11 iniciales de la primera fecha de La Liga estaban en el equipo desde que estaban en Segunda B y algunos incluso desde la Tercera. El sistema de ascensos y descensos es importante, pero también mantener la base va a brindar mayor solidez al proyecto. Hay que contratar jugadores para elevar el nivel del equipo, pero es importante sostener la base para mantener un proyecto estable y creo que eso lo hicieron bien en Mallorca.

 

¿Cambió en algo tu plan estratégico con el ascenso?

El cambio de estrategia se da desde el momento en el que éramos uno de los equipos que más dinero gastaba en la 2da División y pasamos a ser uno de los que menos gasta en la 1ra. Así que tenemos que pensar diferente, tenemos que ser hábiles, debemos identificar mejor a los nuevos talentos. El objetivo para esta temporada es mantenernos en la categoría.

 

¿Podrías decir que ganar partidos y seguir ascendiendo es la mejor manera de darle valor a tu equipo?

Subir de categoría le da más valor a la institución, es así como funciona. Obviamente, si no inviertes en mejores jugadores no podrás seguir subiendo. Es un balance complicado que hay que realizar, una vez que llega ese objetivo que habías planteado para dentro de 6 meses viene la pregunta de ¿qué sigue después?. Una de las cosas interesantes que veíamos de esta institución antes de comprarla es que hacían un gran trabajo buscando talentos y formando jugadores, pero no tenían un plan a largo plazo. No podemos pensar que se puede reemplazar a los mejores jugadores con futbolistas similares, pero sí podemos tener un plan a largo plazo, para ir reciclando constantemente el plantel con futbolistas jóvenes y de mayor experiencia e ir creciendo.

 

¿Estás pensando en gastar más dinero en jugadores que de lo que reciben de la TV?

Absolutamente. Estamos en un problema, cuanto más dinero tienes de la TV, más inviertes en jugadores. Existe una correlación entre gastar más dinero en jugadores y ganar partidos, pero no es tan lineal como la gente cree. Por ejemplo, el equipo que menos invirtió de nuestra división es el líder. No necesariamente el que más gasta es el que más gana. Debemos armar un equipo de gran calidad. Podemos invertir mucho e igualmente descender. ¿Y cuánto debemos invertir para no descender? No lo sabemos. Lo importante es tener la cultura y la infraestructura correcta. Siempre hay un riesgo, pero uno siempre intenta hacer lo mejor posible con lo que se tiene.